5 tipos de ajedrecistas detestables

El ajedrez es un deporte muy interesante, promueve el desarrollo de la creatividad, cálculo, concentración y otras cosas. Esto a su vez  fomenta una serie de  conductas positivas en los jugadores que lo practican. Pero nunca faltan aquellos indeseables que hacen del ajedrez un circo. Esas actitudes que todos odiamos plasmadas tanto dentro del tablero como, también, fuera de él.

En este post voy a describir una serie de tipos de jugadores que tienen unos comportamientos un tanto detestables curiosos. Si eres uno de ellos, no te sientas ofendido pero trata de cambiar, te lo digo por tu bien: tu elo aumentará, encontrarás novi@ y la paz mundial se hará realidad ;).

Nota: La serie de conductas expuestas a continuación no son solo exclusivas del ajedrez, se sabe que muchos de esos especímenes también se desenvuelven en otros deportes pero nadie los puede detener.

Los 5 Tipos de ajedrecistas detestables

1. El ”quejón”

Este muchachón se queja absolutamente de todo, para empezar siempre está de mal humor, lo peor que te puede pasar es tener contacto visual con él: te mirará mal y no dudará en llamar al árbitro para quejarse de que lo estas acosando sexualmente y distrayendo. Un ridículo más. Tú sabes de quién hablo, sí, ese que si haces una jugada ilegal llamará al árbitro para quejarse de la manera  más exagerada posible.

OJO: no estoy diciendo que está mal quejarse  cuando tu oponente hace un movimiento ilegal, pero el detalle está en que el “quejón” lo hace de una manera un poco ridícula: levanta su brazo de  manera rápida y violenta, no llama sino grita para que el árbitro venga y luego exige un aumente de tiempo en su reloj de unos 30 minutos.

Pero sin duda lo que más molesta es cuando tocas una pieza y la sueltas. Tú ya sabes que tienes que moverla pero “el quejón” te lo hará recordar gritándote: “TOCASTE, PIEZA TOCADA PIEZA MOVIDA BITCH!!!“. Y obviamente eso te molestará porque no es necesario que lo diga, todos lo saben pero él esa así.

Te desespera tanto esa actitud del quejón que probablemente hayas pensado en agarrar el lapicero que usas para apuntar la partida de ajedrez en tu planilla y pienses  clavárselo en el ojo cuando te pida que acomodes tu caballo  por milésima novena vez.

Si haces algún ruido, si no acomodas tus piezas ”correctamente, si vas al baño, el quejón siempre pensará que hay una conspiración contra él y se quejará con su papi-árbitro, porque según él hay alguien o varias personas que quieren que él pierda. Por ese motivo usará cualquier recurso “dentro de las normas legales de la FIDE” para ganar. Todos conocemos a uno. Si eres uno de ellos ya sabes porqué tus amigos no quieren jugar partidas blitz contigo. Si es que tienes amigos, claro.

2. El chibolo underdog

carlsen_magnus_kidTe has inscrito a un nuevo torneo, estás ansioso por la primera partida, te has prometido a ti mismo que vas a aumentar  tu elo y que esta vez no malograrás tu puntaje progresivo a la primera. Confías en tu entrenamiento y crees que empezarás con el pie derecho.

Como llegaste tarde a la partida, no te dio tiempo de revisar contra quien te tocaba, solo viste el número de tu mesa y fuiste corriendo. Te sientas y vez a un niño, el cual probablemente tuvo que ponerse una guía telefónica para alcanzar a ver el tablero de ajedrez. Te sientes tranquilo. Tu amigo del costado te mira de manera y te susurra: “suertudo, te ha tocado contra un niñato”.

Entonces empiezas a jugar todo confiado tú, el chibolo underdog se demora 5 min por jugada en la apertura y tú todo pretencioso juegas a los 2 segundos por velocidad. Te paras a ver las partidas del resto. Te haces el aburrido, piensas en cualquier otra cosa menos en la partida.

Y en la jugada 15, tras un descuido estúpido, le das iniciativa, primero te ganan un peón, luego un caballo y finalmente entras a un final completamente perdido y pum sea acabó todo. Te rindes y le rezas a Dios para que tus amigos no hayan visto quién te ganó. “El chibolo underdog” se va como si nada hubiera pasado a seguir viendo su capítulo favorito de “Hora  de Aventura” mientras tú te quedas hecho el gil.

Te quedas con las lágrimas en los ojos y piensas en lo mucho que tu elo bajará, sabes el enorme bullying que vas a recibir de parte de tus amigos, sabes que a ese chibolo pulpín se lo bajarán rápidamente durante el transcurso del torneo. Es decir, no solo te cagó arruinó el puntaje progresivo sino también el buchholz. Y todo porque lo viste fácil y te confiaste.

Nota: chibolo underdog: niño que oscila la edad de entre 5-12 años o  se llevan por lo menos 10 años de diferencia. Juega bien pero  con un poco de concentración le ganas sin complicaciones. Lo ves tan indefenso que terminas perdiendo. Probablemente, él es el único en esta lista de los 5 tipos de ajedrecistas detestables  que no tiene la culpa de estar aquí pero luego de la derrota lo único  que piensas es meterle un golpe en la cabeza mientras los papás de él no te ven y rezar para que tus amigos no hayan visto la humillación que te llevaste.

3. El blitzero tramposo

Puedes hacer todo tipo de trampas en el ajedrez, pero para mí, las más descaradas y sangrientas se producen cuando estás jugando una partida blitz o cuando a ambos jugadores les quedan poco tiempo en el reloj y  juegan muy rápido: “el ping pong”.

El “blitzero tramposo” es aquel jugador que aprovecha la falta de experiencia y/o nerviosismo del rival para hacer todo tipo de pendejadas artimañas en contra de él, por ejemplo: botar las piezas del rival con el codo (en pleno “ping pong”) para que su oponente, todo cojudo tonto, las recoja por él y pierda segundos valiosos.

Una versión más descarada es botar el reloj al piso por “accidente”, culpar a tu rival de eso y encima de todo hacer que él recoja el reloj. Haciéndole perder al menos unos valiosos 10 segundos. Todos sabemos que 10 segundos significan mucho cuando estas con apuro de tiempo. Jajaja el blitzero tramposo es un desmadre.

Al “blitzero tramposo” no le importa quién sea su oponente: una niñita de 8 años, un anciano  que quiere cumplir su sueño de hacerse maestro nacional o “el quejón”. El no tendrá escrúpulos y te hará trampa. Así que mi recomendación personal es prestar mucha atención con ellos y tratar de no entrar en su juego. Ten a un árbitro al costado. O sino métele una patada en la pierna  por debajo de la mesa para que se le quite la viveza criolla.

4. El cochino

Este espécimen es el de lejos el peor. Simplemente es aquel jugador que se aparece a la partida sin haberse bañado. Lo puedes ver con legañas en los ojos, con un terrible aliento que al ser inhalado da ganas de firmar las tablas antes de comenzar la partida y salir corriendo. Y con un olor de axila parecido al de una rata que lleva muerta por al menos 2 o 3 semanas.

Se desconoce que motiva a esta persona en ir  así a la partida. Muchos afirman que independientemente de la flojera que tiene  asearse aunque sea un poco, lo hace para desconcentrar al rival y/o para matarlo antes de que empiece la partida. Un nato “dirty player”.

Las técnicas más usadas por estos individuos es darte la mano toda sudorosa antes de empezar la partida, no puedas rechazarla porque si no pierdes la partida (según el reglamento de la FIDE si no aceptas el saludo pierdes) pero si aceptas el saludo perderás al menos una media hora de tu tiempo lavando, desinfectando y secando tu mano. Es un “win-win” para “el cochino”.

 5. El relajado

Esta persona es un poco extraña, da igual que te esté ganando o esté perdiendo. Nunca lo vas a ver preocupado en la partida. Ni siquiera se sabe para que juega. A ver si me dejo entender, ¿te ha pasado que estás jugando una partida, estas aplastando a tu rival y a él le importa poco? o sea estas masacrándolo pero él/ella está caminando por toda la sala de juego viendo otras partidas. Él ya sabe que va a perder pero sencillamente quiere retenerte ahí sentado. No solo eso, de cuando en cuando busca ciertas complicaciones para hacerte estresar más y más. Y tú piensas: “pero si te estoy reventando ¿por qué demonios no te sientas? y acabamos con esto”.

Lo peor lo peor que te puede pasar es que el “relajado” te termine ganando debido a tu falta de concentración, es como un arma psicológica muy fuerte contra uno si es que su comportamiento llega  a alterarte. Y si, puede llegar a ser muy desesperante.

Carlsen masacrando a Nakamura sin problemas.

Carlsen masacrando a Nakamura sin problemas.

Por otro lado, el relajado también se puede manifestar en un jugador que te está ganando, muestra mucho desinterés en la partida. Te está ganando, sabe que te va a ganar pero en vez de rematar la partida ahí nomás prefiere relajarse un poquito mostrando un desinterés extremo que hasta hiere.

“Me estas chancando, al menos presta atención” es lo que piensas mientras te sale una lágrima. Este jugador finalmente te liquida con el peor desánimo del mundo, como si hubiera preferido que lo maten antes de sentarse a jugar contigo. Un golpe al ego.

Aunque se siente muy bien cuando le volteas la partida y de pronto ves cómo se produce un cambio radical en su nivel de atención: se acomoda en la silla, se pone las manos a la cabeza, clava la mirada en el tablero y se le quita la payasada. Creo que nada es más placentero que ganarle a un jugador así. Nada.

 Conclusiones

Bueno y estos fueron los 5 tipos de ajedrecistas que todos odiamos. Sé que hay muchos más y en alguna oportunidad hablaré de otra clase de animales personas así. El fin de este post no es ofender a nadie en particular ya que creo que todos alguna vez hemos realizado alguna de estos 5 pecados.

Yo creo que lo importante es ver que haya afuera hay de todo y a nivel competitivo debes estar preparado para esperar cualquier tipo de rival. Lo más recomendable es mantenerse tranquilo y sobretodo permanecer muy concentrado. Nunca dejes que algún estímulo externo afecte tu rendimiento y tu concentración :). De esta manerea no importa las circunstancias, vas a obtener mejores resultados.

¿Y a tí? ¿Te han tocado estos jugadores, que otros incluirías en la lista?


 

No olvides agragarme a mi página de facebook para más contenido.

About the Author

Coach de ajedrez y fundador de www.chessincolors.com

Leave a Reply 2 comments

Bryan Longa Reply

Jajjajajaaj xDD Que buena! a todos los he visto xD … acerca de la del chibolo es verdad q si te gana te sientes mal …. pero si le ganas de ahi se va a llorar a una esquina y te da penita… xD

Diego Reply

jajaja si, es cierto. Ganarle es una obligación SOBRETODO si tus amigos también juegan el torneo.

Leave a Reply: